16 enero, 2017

Un Plan Simple para Vendedores

Un plan simple para vendedores

Diseñar planes es algo cotidiano en nuestra vida, cuando nos reunimos con nuestra pareja y pensamos para dónde queremos irnos de vacaciones, damos inicio a un plan bastante estructurado, inconscientemente somos expertos, después de hacer un diagnóstico y evaluar varias situaciones decidimos que: Iremos de Vacaciones a Aruba, es el objetivo del que tanto oímos hablar y muchas veces no entendemos, este es el inicio de cualquier plan, si no hay un objetivo claro y común, trabajaremos desorientados, la incertidumbre es un estado poco amigable, que esparce todas nuestras energías, no tiene sentido abrir la puerta y salir de nuestra casa si no sabemos para dónde vamos.

Siempre definamos muy bien el objetivo, debe ser lógico y alcanzable, debemos soñar, pero dentro de una futura realidad. Pueden ser grandes o pequeños, lejanos o cercanos, las características las definimos nosotros mismos.

Un ejemplo de objetivo, relacionado a nuestra profesión de Vendedores puede ser: Conseguir que la empresa Quala sea mi cliente, cuando decidimos cuantificar y poner plazo, logramos crear metas: Quala será cliente nuestro antes de marzo 15 del siguiente año, permitiéndome crecer mi facturación en un 10%.

Pero, ¿Cómo lograré esto? Cuando comenzamos a pensar cómo hacerlo, poco a poco nos vamos volviendo estrategas, nuestro cerebro sigilosamente va diseñando una tormenta de ideas para lograr que nuestro objetivo se cumpla, no todas son buenas, pero las que sobresalen se convierten en estrategias, para nuestro ejemplo una podría ser convencer al Jefe de Compras que somos una muy buena opción como proveedores para Quala y seguramente nos preguntemos, ¿Y cómo voy a convencer o al menos conseguir que me escuche este personaje? Bueno, en la mayoría de empresas llegar con una fugaz y débil llamada telefónica a compras es casi imposible, es ese el momento, en el cual nuestro talento y creatividad deben estar presentes, en la cima.

Podría tener mejor resultados indagar dentro de nuestros conocidos, si hay alguien que tenga alguna conexión con nuestro cliente objetivo para que nos brinde información y nos recomiende, o mejor utilizando la tecnología, y a través de redes sociales especializadas podamos conectarnos con alguien de la organización, con suerte, el comprador puede estar en nuestros círculos.

Todas estas acciones que ayudan a desarrollar la estrategia son las tácticas y la secuencia de todas estas actividades se convierten en un proceso.

 

Publicado en: Academia