16 enero, 2017

No todos lo clientes son iguales

No todos lo clientes son iguales

Hace poco me encontraba cerrando un negocio importante con un cliente que conozco hace muchos años, es Gerente de Mercadeo en una importante empresa en Antioquia, transcurridos unos 20 minutos de la reunión, entro una llamada a su teléfono celular, por la conversación pude fácilmente deducir que hablaba con el director de Ventas de la zona sur del país.

Tenían una discusión amigable pero con un punto de vista muy distante sobre el manejo que se le estaba dando a un pequeño cliente de esta zona, él le reclamaba al director de ventas, que el cliente no había sido bien atendido por el vendedor encargado, que todos los esfuerzos hechos por mercadeo se desplomaban por la mala actitud del vendedor, que no importaba que comprara poco y devolviera mucho producto, que había que tratarlo muy bien, termino la conversación diciendo: “Todos los clientes son igual de importantes”. Esta frase me hizo detener y pensar sobre el trato que le he dado a mis clientes durante tantos años.

Cuando colgó el teléfono, repitió nuevamente esta frase, explicándome y haciéndome entender que nosotros los vendedores debemos tratar a todos los clientes de la misma manera, que todos son igual de importantes, me sentí un poco culpable y lo único que pude decir de una forma bastante tímida, fue que tenia toda la razón.

Terminada la reunión y estando ya en mi oficina, repetí varias veces esta frase en mi cabeza y repase todas la experiencias negativas que tuve con clientes difíciles, que deje ir o entregue a otros vendedores. Logre sentirme confundido, por que es muy común escuchar esto, pero la realidad es otra.

El Objetivo de Mercadeo es captar la atención de muchos clientes potenciales, y aunque es de gran ayuda para ventas, somos nosotros los vendedores quienes clasificamos los clientes y le damos la posición que se merecen, acabemos con esa percepción errada, que no podemos dejar ir a ningún cliente por que todos son muy importantes.

Existen clientes muy complejos, que simplemente no son buenos clientes y pueden generar perdidas para la empresa y para nosotros, además un desgaste innecesario, aprendamos a identificarlos y mejor concentremos todas nuestras energías en dar un excelente servicio a los verdaderos clientes, que se preocupan en desarrollar proveedores, en construir relaciones comerciales, que nos ven como parte de su organización, que pagan el precio justo, en el tiempo justo.

Publicado en: Estrategia